Objeción de Conciencia

Objeción de Conciencia Sanitario:

http://hazteoir.org/images/guia_objecion_conciencia.pdf

Otros documentos:

Asociación para la Defensa de la Objeción de Conciencia: http://www.andoc.es

Códigos de Ética Médica: http://www.colmed5.org.ar/Codigoetica/codigosetica2.htm

Objeción de Conciencia Fiscal:

FUENTE: www.impuestoporlavida.org (en desuso)

La objeción fiscal se realiza desviando una cuota porcentual del impuesto de la renta sobre la personas físicas (IRPF), equivalente al gasto público destinado a abortos. Esta cantidad se destinará a ONGs y/o asociaciones pro-vida dedicadas al apoyo de las madres gestantes.

El procedimiento es muy sencillo. Tan sólo hay que seguir los siguientes pasos:

  •  Rellenar el impreso de la declaración de IRPF que corresponda a cada contribuyente en función de su renta.
     
  •  Al llegar a "deducciones en la cuota", deberemos escribir "Para objeción fiscal por gastos de abortos". La cuantía saldrá de multiplicar nuestra cuota líquida por 0,79788. Este porcentaje simbólico corresponde en sus decimales a la última cifra de abortos consignados oficialmente por el Ministerio de Sanidad. Otra posibilidad consiste en deducir una cuota fija simbólica (por ejemplo, un euro).

Probablemente la cuantía obtenida a partir del porcentaje simbólico no sea muy significativa. Pero sí lo es el hecho de que ese dinero del ciudadano honrado sea destinado a fines moralmente reprobables y jurídicamente delictivos. Insistimos en que se trata de un acto de justicia frente a la agresión de una administración que violenta nuestras conciencias.

  • Esa cuantía deberá de ser descontada de la cuota líquida. Junto con el resto de las deducciones, obtendremos la "cuota líquida a pagar".
  •  En el sobre de la declaración deberemos incluir el formulario de siempre y el justificante o comprobante del ingreso de la citada cifra que hemos deducido.
     
      De esta forma, le comunicamos a la Agencia Tributaria que nuestra voluntad no es dejar de pagar nuestros impuestos, sino destinarlos a otra fin que el de matar a inocentes indefensos.

     
  •  Además, deberemos adjuntar una carta-instancia dirigida al Delegado de Hacienda en la que se expongan los motivos de la objeción fiscal, el total del dinero desviado y el proyecto social elegido. También se incluirá una petición para que no se destine ninguna otra parte de los impuestos a fines abortistas y para que en años sucesivos este apartado aparezca en los impresos para poder realizar la objeción.

   > ¿Y si sale a devolver?
   
   Aunque la declaración salga a devolver puedes ejercer tu derecho fundamental a la objeción de conciencia de la misma manera. La única diferencia es que si te sale a devolver, significa que la Hacienda Pública te ha retenido más de lo que debía y te deberá devolver las retenciones sobrantes, más la cuantía de tu objeción.

   > Y después, ¿qué?
   
   Inisistimos en que la propuesta de objeción de conciencia fiscal es un gesto, no regulado en nuestro ordenamiento jurídico, a pesar de que la Constitución contempla el derecho a la objeción de conciencia como derecho fundamental.
 
   Tras el ejercicio de nuestro derecho ciudadano y nuestro deber moral, nos encontraremos frente a varios escenarios:

  •  Que la Hacienda Pública comprenda nuestros argumentos y decida archivar el caso. Si muchos ciudadanos nos sumamos a esta iniciativa, es posible incluso que la administración sanitaria se replantee sus criterios de gestión y que la clase política asuma la responsabilidad de gobernar para todos, también para los no nacidos.
     
  •  Si no fuese así, Hacienda podría enviarnos una "paralela", es decir, una declaración similar a la anterior, pero "corregida" sin nuestra deducción por gastos de abortos. Además, la Agencia Tributaria girará un embargo sobre nuestra cuenta corriente por la cuantía deducida más el 20% de recargo. Por ejemplo, si la cuantía de nuestra deducción de conciencia por aborto es de 10 céntimos, la Hacienda Pública nos embargará por 12 céntimos.
     
  •  En tal caso, es el Estado y no nosotros quien se responsabiliza del uso abortista de ese dinero. Aún así, podemos recurrir ante la Delegación de Hacienda primero y posteriormente ante el Tribunal Económico Administrativo Provincial. E incluso es posible el recurso directo ante este organismo evitando el recurso de alzada.

En el supuesto de que la respuesta del Tribunal Económico Administrativo sea negativa, se cierra la vía administrativa y se abre la judicial. En tal caso, recomendamos la asistencia letrada.

Otros documentos:

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=7466